sábado, 31 de enero de 2015

La expansión de lo 'oscuro'

Las observaciones del espacio se ajustan más a la teoría del Universo Eléctrico. En anteriores artículos en Thunderbolts sobre la existencia de “materia oscura” se ha reseñado que se trata principalmente de un añadido a la teoría, o ad-hoc, concebida para preservar el modelo gravitacional del universo.


El déficit de materia que se puede observar en el universo ha supuesto siempre un problema para el concepto predominante de la “cosmología del big bang”. Según las teorías convencionales, fue el big bang lo que creó toda la materia y energía, incluso la gravedad. Toda teoría cosmológica moderna comienza con esta teoría en su base.

Según la física convencional, sin el añadido de la materia oscura a la ecuación no hay suficiente gravedad en el universo para explicar el agrupamiento de galaxias. Además, sin una masa suficiente, los cúmulos galácticos deberían haber ido frenando considerablemente a lo largo de los últimos miles de millones de años y no haber mantenido tales increíbles velocidades recesionales, algunas de las cuales se acercan al 90 % de la velocidad de la luz. De hecho, para perplejidad de los modelos únicamente gravitatorios del universo, las galaxias más remotas parecen estar alejándose aceleradamente de la Vía Láctea.

Los astrónomos postularon por primera vez una forma de materia oscura ―fría o exótica― cuando observaron que las estrellas en el borde de una espiral galáctica giraban con la misma velocidad angular que las estrellas más cercanas al centro. Sin embargo, la mecánica newtoniana establece que las estrellas más alejadas del centro deberían moverse más lentamente. Por tanto, los astrónomos supusieron que la materia oscura, no observable por los instrumentos actuales, estaba impartiendo velocidad añadida a las estrellas.

Los investigadores también llevan años intentando reconciliar la cantidad de masa en el universo con la velocidad de expansión del universo. Su último recurso ha sido inventar la existencia de otra fuerza indetectable, la “energía oscura”. Sin embargo, Saul Perimuttter, director del Supernova Cosmology Project del Laboratorio Berkeley ha afirmado: “El universo está compuesto principalmente por materia oscura y energía oscura y no sabemos qué es ninguna de las dos cosas”.

En otras palabras, dos de los problemas más investigados de la física podrían estar basados en ideas erróneas sobre la constitución del universo, y cómo debería comportarse el mismo dentro de esas ideas. Ni siquiera los teóricos convencionales se ponen de acuerdo unos con otros sobre la materia oscura y la energía oscura.

Por ejemplo, si el universo se basa en las teorías predominantes de Einstein y la gravedad, sobre la curvatura del espacio y tiempo alrededor de cualquier objeto con masa, entonces la materia oscura y la energía oscura son meras ilusiones. La mala interpretación de la curvatura espaciotemporal de Einstein ha exigido la creación de un efecto nuevo porque la aplicación de la teoría es incorrecta. Esa idea fue sugerida por primera vez en 2006 por un equipo de investigadores italianos que analizó las curvas de rotación de diversas galaxias y consideró que la materia y la energía oscura no entraban necesariamente en su nuevo enfoque.
Aun así, no hay necesidad de recurrir a una aplicación superlativa de la Teoría de la Relatividad. Tal vez los teóricos debieran mirar más la ciencia básica y fundamental en lugar de inventar otras nuevas ciencias y argumentar sobre cosas más factibles.

Desde la perspectiva de la teoría del Universo Eléctrico, las corrientes eléctricas impulsan a las galaxias y sus estrellas asociadas. Se ha demostrado en experimentos de laboratorio que, los filamentos gemelos de corrientes de Birkeland pueden crear estructuras que se asemejan a las galaxias espirales. Las corrientes de Birkeland tienen una mayor fuerza de atracción que la gravedad, disminuyendo inversamente con la distancia al eje actual, lo que podría explicar la anomalía en el movimiento de las estrellas que giran alrededor del núcleo galáctico.

Por tanto, es el movimiento de la electricidad a través del plasma lo que tiende a iniciar esos efectos que pueden ser observados con los telescopios espaciales. Son las corrientes eléctricas del cosmos, y sus campos magnéticos asociados, los que deberían ser el foco de investigación y no la búsqueda quimérica de lo indetectable.


- Traducción por Ignacio Amoroto, arreglos Pedro Donaire
- Imagen: (L) Cúmulo galáctico Abell 85. (R) Y una simulación del Universo a 0.9 mil millones de años, a 32 mil millones y a 13,7 mil millones de años. Crédito: X-ray (NASA/CXC/SAO/A.Vikhlinin et al.); Optical (SDSS); Illustration (MPE/V.Springel) 
- Imagen: Anomalía movimiento de estrellas . 
bitnavegante.blogspot.com.a